Cirugía de QuemadosCirugía de Quemados: se refiere a los accidentes menos frecuentes, pero de los más graves que podemos tener. Es por esto que, últimamente las cirugías reparadoras para este tipo de cicatrices son muy requeridas, ya que los resultados que se consiguen son verdaderamente excelentes.

Las quemaduras son lesiones en los tejidos blandos y sus estructuras adyacentes, producidas por agentes físicos externos, sustancias químicas, corriente eléctrica o radiación.

La gravedad depende de la temperatura del medio que la causó y el tiempo que permaneció la víctima expuesta. Otro factor de gravedad es la ubicación de la lesión, la extensión, la profundidad, la edad y el estado de salud de la persona.

Una quemadura puede ser dolorosa o no, dependiendo de su grado. Las quemaduras de primer grado afectan la capa externa de la piel o epidermis y causan dolor, enrojecimiento e inflamación (eritema). Las quemaduras de segundo grado afectan la epidermis y la capa interna de la piel o dermis, causando eritema y ampollas. El daño de las quemaduras de tercer grado se extiende hasta la hipodermis, causando destrucción de todo el grosor de la piel y de los nervios.

Las quemaduras pueden ser ocasionadas por el calor, la electricidad, productos químicos o radiación. La primera reacción a una quemadura debe ser detener la fuente de calor o romper el contacto entre la fuente de calor y la piel. El cuerpo retiene el calor y continúa quemándose hasta que se enfríe la piel.

Procedimientos previos a la cirugía de quemados

Aparte de la historia clínica y de la exploración realizada durante la primera consulta y de posibles exámenes complementarios individuales, se debe realizar un electrocardiograma y un análisis de sangre como ante cualquier intervención quirúrgica. Puede estar indicado realizar una radiografía de tórax en pacientes de más de 35 años, o en fumadoras. Si necesita tomar alguna medicación, consúlteme antes de hacerlo.

Duración: dependerá del tipo de cirugía que sea necesario realizar.
Anestesia: general
Tiempo de hospitalización: dependerá del tipo de cirugía realizado.
Tiempo de recuperación: este periodo es muy variable dependiendo del tipo y ubicación de la quemadura, el tratamiento realizado y las condiciones individuales de los pacientes.

Depende la profundidad y la causa de la quemadura el tratamiento que se aplicará será uno u otro, pero en esencia se trata de destrucción del tejido por causa de una exposición exagerada a una fuente de calor, energía o química.

TIPOS DE QUEMADURAS
Quemaduras de primer grado: afectan la capa externa de piel y por la general presentan un aspecto enrojecido e hinchado, sin formación de ampollas. El daño permanente en los tejidos no es frecuente, la lesión consiste en el aumento o disminución de la coloración de la piel. Se curan entre 3 y 6 días y no dejan cicatrices.
Quemaduras de segundo grado: desarrollan ampollas húmedas y muy dolorosas que al romperse muestran un lecho rosa y rojo brillante. La lesión abarca la capa superficial de la dermis y se regenera en un lapso de 8 a 14 días sin dejar cicatriz.
Quemaduras de tercer grado: son secas, deprimidas e insensibles, la lesión ocupa el espesor total de la piel y no se pueden regenerar por no existir elementos cutáneos para ello. En este caso es necesario cubrirlas por medio de injertos de piel. En este caso no se debe aplicar pomadas ni nigún tipo de sustancia. Lo aconsejable es tranquilizar a la víctima, cubrir ligeramente la zona con una gasa estéril, elevar el área quemada más arriba de la cabeza si es posible, controlar en todos momento la respiración de la persona y solicitar atención de forma inmediata.
Quemaduras de segundo grado profundo: compromete la capa profunda de la dermis y se generan a partir de los nexos cutáneos. Estas quemaduras se infectan con facilidad y se profundizan. Se regeneran en aproximadamente 21 días pero dejan cicatrices permanentes.

Después de la intervención se debe continuar cuidando la cicatrización, evitando el tabaco y el sol, y con suaves masajes que vayan aumentando en fuerza y profundidad mientras se aplican apósitos en los meses siguientes, llegando incluso al año.

Todas las quemaduras requieren de tratamiento inmediato, por un cirujano plástico para evitar complicaciones y secuelas. Las lesiones por inhalación, quemaduras de más del 20% de la superficie corporal; quemaduras profundas; en cara; manos; genitales; con traumatismos acompañantes, enfermedades coexistentes, en niños, ancianos, quemaduras eléctricas, por congelamiento, etc. requieren necesariamente de internamiento en un centro especializado de quemados. La magnitud de las áreas quemadas se calcula en porcentajes, y la profundidad de las quemaduras se clasifica en: primer grado (superficiales); segundo grado (producen ampollas); y tercer grado (profundas, forman escaras y dejan cicatrices deformantes).

Deja un comentario