Cirugía Reparadora de LabioLa Cirugía Reparadora de Labio es el procedimiento en el que se corrigen anomalías en el labio y/o paladar hendido. En el caso que exista labio leporino, es decir, separación del labio, es posible corregirlo los primeros meses de vida, teniendo en cuanta que en algunos casos es necesaria una segunda intervención. Cuando es paladar hendido se puede tratar entre los 9 y 18 meses de edad, y consiste en realizar una reparación del paladar de tal forma que la persona pueda comer y hablar normalmente.

La Cirugía Reparadora de Labio leporino (queiloquisis) es un tipo de deformidad congénita causada por el desarrollo facial incompleto o anormal durante la gestación. En el caso del labio leporino, se trata de una malformación que afecta el labio superior de la boca, pudiendo significar el desarrollo incompleto del mismo. Esta es una de los defectos de nacimiento más frecuentes.

El grado del labio leporino puede variar enormemente, desde leve (corte del labio) hasta severo (gran abertura desde el labio hasta la nariz). Como padre o madre, puede ser muy estresante acostumbrarse a la deformación evidente de la cara, ya que puede ser muy notoria.
El tratamiento de estas anomalías incluye la cirugía y el criterio de un equipo completo para ayudar con las múltiples complicaciones que se pueden presentar

Lo que más nos preocupa a la hora de llevar a cabo una intervención quirúrgica es realizarla en las condiciones de máxima seguridad.
Se le darán instrucciones acerca de cómo prepararse para la cirugía, incluyendo normas sobre toma de alimentos y líquidos, tabaco o toma o supresión de medicamentos, vitaminas y suplementos de hierro. Asegúrese, además, de que algún familiar o acompañante pueda llevarle a casa cuando se le dé el alta y que, en caso necesario, puedan ayudarle un par de días.
Consideramos imprescindible la realización de un estudio preoperatorio, que según la edad y enfermedades asociadas, si las hay, puede incluir una analítica sanguínea, radiografía de tórax y electrocardiograma. Todo ello deberá ser evaluado en la consulta preanestésica.

La mayoría de los bebés que solamente tienen labio leporino, la anomalía (separación del labio) puede repararse en los primeros meses de vida. A veces, es necesaria una segunda operación. Es normal que después de esa cirugía, el bebé se muestre irritado, pero seguramente el médico adoptará medidas que le ayuden a superar este problema, sobre todo para impedir que se frote la zona de los puntos de sutura y de la cirugía.

Normalmente, una cirugía del paladar hendido se hace entre los 9 y 18 meses de edad, y antes de los 2 años, debido a que es más complicada y puede causar más molestias que la cirugía de labio leporino. Además, es probable que tu hijo no coma ni beba como antes y tendrás que dedicarle más tiempo y atención a su recuperación. En algunos casos, se utiliza un catéter endovenoso (IV) para administrarle líquidos hasta que pueda beber normalmente.

Recomendaciones postquirúrgicas de la cirugía reparadora de labio

Es aconsejable que los padres sepan lo que puede pasar o lo que tienen que hacer después de la cirugía de su hijo. Es común, por ejemplo, que el bebé muestre señales de congestión nasal, seguidas de ronquidos, respiración por la boca, bien como presente inapetencia en cuanto a la alimentación. El médico determinará cuánto tiempo (de uno a tres días) el bebé permanecerá en el hospital y qué antibióticos le administrará para evitar posibles infecciones.

Será también el médico quién decidirá qué dieta debe seguir el bebé después de la cirugía. Sí tu hijo es aún un bebé, debe recibir una dieta blanda durante los primeros 7 a 10 días, es decir, leche materna directamente en el pecho, con biberones o con un vaso. Si tu hijo es un poco mayor, seguramente recibirá alimentos blandos apropiados a su edad.

La actividad física sigue siendo importante incluso después de la cirugía. El niño podrá caminar o jugar tranquilamente, sin abusar de los esfuerzos, por supuesto.

Después de la cirugía reparadora de labio , el seguimiento médico será aún más importante. Es necesaria la combinación de esfuerzos entre los especialistas y la familia del bebé o niño para que haya un debido control del estado de salud general del niño. Y en el supuesto de que pretendáis tener otro hijo, es conveniente recurrir a un asesor genético para que les aconseje acerca del riesgo de recurrencia de la misma anomalía, en futuros embarazos.

Si tu bebé presenta esta malformación congénita, es necesario comenzar su tratamiento en los primeros meses de vida. La participación de varios especialistas como cirujanos plásticos, odontólogos, terapeutas del lenguaje y pediatras, es necesaria para resolver todos los problemas que se presentan en estos pacientes.

Deja un comentario