IMAGEN mamas 1

Mamoplastía, qué es?

La Mamoplastia de Reducción es un procedimiento que consiste en disminuir el tamaño de los senos o mamas y al mismo tiempo levantarlos, ofreciéndoles a las pacientes las siguientes ventajas:

Alivio de peso para la columna vertebral (Dorsalgias y Cervialgias)
Resolución de algunas patologías dermatológicas como el intertrigo (infección de la piel debajo del seno causado por la humedad y el calor)
Mejora en las proporciones con el resto del tronco, haciendo lucir a la paciente más delgada.
Mejora en la consistencia de la mama a la palpación La agilidad física del paciente se verá beneficiada Mejora en la autoestima del paciente.
Las mujeres con senos grandes y péndulos pueden experimentar problemas relacionados con el peso y el tamaño exagerad, como dolor en el cuello, hombros, y espalda, compresión y deformidad con la tira del sostén, irritación y estrías en la piel, deformidades esqueléticas, problemas respiratorios y malos hábitos posturales.

El tamaño exagerado de los senos ocasiona además trastornos emocionales y de auto imagen, sobre todo en chicas con hipertrofias virginales ó púberes, así como incomodidad  en el uso de ciertas prendas de vestir y su normal desarrollo social, laboral y deportivo.

Durante el proceso, se elimina el exceso de piel, grasa y tejido mamario.

Antes y después de la mamoplastía de reducción

Una semana antes de la operación, no tome aspirina (ni productos que contengan aspirina) debido a que ésta puede aumentar el riesgo de un sangrado excesivo. Programe que otra persona lo lleve a casa después del procedimiento y que lo acompañe durante la primera noche posterior a la cirugía. No podrá conducir sola a casa y tal vez algunas actividades le resulten dificultosas después de la operación. Notifique al consultorio del médico si llegara a enfermarse durante la semana anterior a la cirugía de reducción mamaria. No debe fumar ni usar productos con nicotina durante el mes anterior a la cirugía ya que esto puede prolongar significativamente el tiempo de cicatrización.
Además, no coma ni beba por lo menos ocho horas antes de la reducción mamaria. El día de la cirugía, evite usar lociones, cremas o talcos, y póngase ropa holgada y cómoda.

Este procedimiento se realiza con anestesia local o general, y habitualmente demora aproximadamente una (1) hora. Siempre debe estar presente un anestesiólogo para el cuidado del paciente mientras el cirujano opera. Si bien este procedimiento puede ser realizado de manera ambulatoria algunos pacientes, a los hombres, prefiero mantenerlos una noche hospitalizados para un mejor manejo de cualquier molestia que pueda existir en las horas inmediatas al postoperatorio. En la cirugía tradicional o clásica se realiza todo el trabajo a través de unos pequeños cortes localizados en la nariz. Ocasionalmente hay dos zonas de punción de unos dos mm en la parte alta de la nariz, para tratar parte del hueso nasal, pero estos no dejan marcas de importancia.

Permanecerá aprox. 2-3 horas en una sala de recuperación acompañada de una enfermera, y luego se traslada a su habitación o a su casa, dependiendo de la hora del día. Tendrá colocada una venda elástica o un sujetador quirúrgico sobre apósitos de gasa, y posiblemente unos tubos de drenaje que se retiraran 1-2 días después.

Guarde reposo en cama unas 48 horas, levantándose solo al baño y al comedor. El primer día beba solo líquidos quirúrgicos (aguas aromáticas). Al siguiente día puede comer lo que quiera, sobre todo frutas y verduras. El edema y las molestias normales serán controlados por los medicamentos que se le indicó.

Al siguiente día se retira el vendaje y los apósitos para revisar y curar. Las heridas se limpian con solución yodada y suero fisiológico, se colocan gasas limpias y un nuevo sujetador que no tenga varillas o aros, ni costuras gruesas. Siempre que se levante durante los 3 primeros días debe estar acompañada de alguien.

Coméntele telefónicamente a su cirujano cualquier molestia que le parezca exagerada, como dolor excesivo, sangrado profuso, cambios anormales en la coloración de la piel o el pezón.

Al 4º día puede tomar una ducha general y acuda al consultorio para revisión y cura, y 10 días después para retiro de puntos. Si la piel está muy seca puede aplicar una crema hidratante en la piel de las nuevas mamas, evitando las cicatrices.

Evite esfuerzos físicos y movimientos bruscos durante los 15 días siguientes, y porte un sujetador día y noche durante el primer mes.

Se puede sentir prurito, ardor, comezón y punzadas en las cicatrices durante un tiempo, así como las molestias y limitaciones naturales en intervenciones de esta magnitud. Puede haber edema y dolor durante las menstruaciones. La sensibilidad se va recuperando en el curso de 4 – 12 semanas.

Las mujeres con mamas muy grandes que provocan molestias físicas son excelentes candidatas para la cirugía de reducción mamaria. La mayoría de los cirujanos recomiendan a las pacientes esperar hasta que los senos se hayan desarrollado por completo antes de someterse a la cirugía. La cirugía de reducción mamaria masculina puede realizarse en hombres que padecen una enfermedad llamada ginecomastia, que produce un agrandamiento anormal de las mamas.

Deja un comentario