Si me hago una liposucción de papada, ¿me puede volver a salir después? Te explicamos

Si me hago una liposucción de papada, ¿me puede volver a salir después? Te explicamos

La papada suele ser una de las zonas del rostro menos queridas cuando nos vemos al espejo –o cuando sin querer el reflejo del celular nos muestra este odiado gordo debajo de la barbilla–.

Sí, lo sabemos, a nadie le gusta tener esta grasa acumulada en el cuello. No obstante, existen diferentes procedimientos de la cirugía estética que nos pueden ayudar a decirle adiós a nuestra doble barbilla de grasita. Uno de los más populares y eficaces es la liposucción de papada.

¿En qué consiste una liposucción de papada?

De acuerdo con el American Board of Cosmetic Surgery (Junta Americana de Cirugía Estética, en español), la liposucción de papada es un procedimiento en donde se realizan 1 o 2 pequeñas incisiones, normalmente atrás de las orejas o debajo del mentón, por donde se introducen unos tubitos metálicos conocidos como cánulas, las cuales aspiran el exceso de grasa de la zona y así, el cirujano plástico esculpe y crea un contorno natural, armonioso y rejuvenecedor en el mentón y cuello.

Este procedimiento es recomendado en personas jóvenes, entre sus 20 y 50 años, que gozan todavía de una buena elasticidad en la piel. Esa característica es clave para que el proceso de recuperación sea lo mejor posible, ya que la piel se debe contraer y acomodar a la nueva estructura del cuello del paciente.

En caso de que la piel sea mucho más flácida, el cirujano puede recomendar un lifting cervical, también conocido como lifting de cuello.

¿Los resultados de la liposucción de papada son permanentes?

De acuerdo con Dr. Ivan Mañero, los pacientes que se someten a una liposucción de papada observan los primeros resultados de la operación dos semanas después del procedimiento.

No obstante, es hasta el mes cuando la inflamación inherente a la cirugía se reduce lo suficiente para poder vislumbrar de mejor manera el primer vistazo de tu nuevo contorno facial. Un mes o mes y medio después la piel estará mejor adaptada y retraída por lo que será mucho más evidente que tu rostro ya no tiene esta odiosa grasa debajo del mentón.

Este efecto puede ser definitivo, siempre y cuando mantengas un peso constante. El American Board of Cosmetic Surgery explica que la liposucción de papada elimina las células grasas del cuerpo por lo que no debe volver a crecer grasita en esta zona.

Explican los expertos que la zona del cuello no es un sitio principal para el depósito de grasa, por lo que es menos probable que la grasa regrese a esta área si uno sube de peso, a diferencia del abdomen que es mucho más propenso al retorno de grasa, aun si tuviste una liposucción.

Asimismo, comentan que después de años realizando este procedimiento nunca ha visto que la grasa regrese y forme nuevamente la papada. De acuerdo con el especialista, la liposucción en esta zona es efectiva para eliminar la grasa con una primera y única sesión.

vix.com

Deja una respuesta