La rinoplastia o cirugía de nariz es la remodelación de la nariz. Esta puede realizarse para mejorar el aspecto de una nariz aparentemente normal, o para reconstruir una nariz dañada. También se practica para solucionar problemas respiratorios nasales.

La remodelación puede dividirse en dos aspectos: cuando se cambia solo la apariencia de la punta de la nariz (cirugía de de la punta nasal) o cuando se remodela la parte ósea (rinoplastia).

La punta de la nariz o la nariz entera?

A algunas personas no les agrada el aspecto de la punta de su nariz, pero les gusta el resto de la nariz. La punta puede parecer demasiado gorda, las fosas nasales demasiado prominentes, o la punta estar «demasiado lejos». En estos casos se utiliza un procedimiento más limitado; la «rinoplastia de la punta nasal». Otras personas se quejan de tener una protuberancia en la nariz, o de tenerla demasiado grande, o poco recta. En estos casos realizaremos una rinoplastia total.rinoplastia

En general una rinoplastía o cirugía de nariz no produce dolor importante y es bien tolerado por los pacientes. Las principales molestias se refieren a congestión nasal (como en un resfrío severo) y se presentan durante las primeras 24 horas.

Es mejor usar analgésicos orales por algunos días. Es frecuente que como consecuencia de la remodelación nasal existan moretones (equimosis) sobre la nariz y cerca de los ojos, por al menos unos días después de la cirugía.

¿Quién es el candidato ideal?

Los candidatos ideales para someterse a una rinoplastia son aquellas personas que buscan una mejoría, y no una perfección absoluta, en su apariencia. Si usted posee un estado general de salud bueno, tiene una estabilidad psicológica, y es realista en sus expectativas, será un buen candidato. La rinoplastia mejorará su apariencia y la confianza en uno mismo, pero no conseguirá que nos parezcamos a otra persona o que nos traten de manera diferente. Antes de decidir si se va a realizar una rinoplastia piense qué quiere conseguir y discútalo con su cirujano plástico.

La edad también debe tenerse en cuenta. La mayoría de los cirujanos plásticos prefieren no realizar una rinoplastia hasta que no se haya dado el “estirón”, es decir, hasta los 14 o 15 años en las niñas y algo más para los niños. Así mismo, es importante considerar los ajustes emocionales y sociales de los adolescentes, y estar seguros de que son ellos, y no sus padres, los que quieren someterse a una rinoplastia.

También puede interesarle: Blefaroplastía o Cirugía de Párpados