Prótesis de PantorrillaEl procedimientode Prótesis de Pantorrilla está diseñado para aumentar el volumen y mejorar el contorno a nivel de las pantorrillas en aquellos pacientes con piernas estéticamente delgadas, las cuales, por un deseo de autoestima o de mejoría personal pueden ser corregidas o aumentadas.

Este tipo de cirugía está especialmente indicada en aquellas personas con falta de desarrollo de esta musculatura bien sea por alguna enfermedad neurológica (poliomielitis) o bien sea por falta de desarrollo de los gemelos a pesar del ejercicio físico.

Es la implantación de unas prótesis especiales que imitan la forma del músculo gemelo o gastrocnemio. Son de gel de silicona y se implantan por la región posterior de la rodilla (poplítea).

Consiste en la creación de un bolsillo en la cara posterior de la pierna para poder implantar una prótesis de gel de silicona que cree una forma a la pantorrilla más esbelta.

Semanas antes de la operación se le cita para la realización de un estudio preoperatorio (análisis, radiografías y electrocardiograma). También se le indica el día en que debe acudir a la consulta de anestesia para un reconocimiento general; en esto momento puede solicitar aclaraciones sobre el tipo de anestesia… A veces, si existen otras enfermedades acompañantes, el anestesista puede solicitar que sea Ud. visto por otros especialistas.

Antes ingresar en el Hospital, la realización de una serie de ejercicios en casa le ayudará mucho en su recuperación después, en el periodo postoperatorio. Serán: ejercicios respiratorios y ejercicios de piernas. Brevemente consisten en:

Fisioterapia del tórax: Respiraciones profundas hechas de manera regular procurando expectorar (toser), tanto en posición de sentado como tumbado.
Ejercicios de piernas: Le ayudarán a mantener no sólo la máxima capacidad de movimiento en su cadera artrósica, sino también a fortalecer la rodilla y los músculos de la cadera. Con frecuencia el dolor es un factor que limita la rehabilitación, por tanto siempre debe ser guiado por su cirujano.
Habitualmente ingresará en el Hospital por lo menos un día antes de la operación para dar tiempo a que le preparen: rasurar la zona que será intervenida, ser examinado por el Departamento de Anestesia, etc…

Antes de la intervención estará en ayunas. En una vena del brazo se le colocará un suero antes de la operación para reponer las pérdidas de líquidos, así como para administrarle antibióticos. La operación tiene lugar en un quirófano estéril. La anestesia puede ser general o por bloqueo loco-regional (pinchazo en la zona lumbar), dependiendo de cada caso en particular.

La cirugía para el implante de pantorrillas es la técnica quirúrgica que permite mejorar la forma de los músculos gemelos de las piernas, mediante la inserción de un implante que se coloca a través del pliegue posterior de la rodilla. Los implantes permiten sumar definición y mejorar sustancialmente la apariencia de las piernas.

Son implantes de silicona que se colocan por la parte de atrás de la rodilla mediante la confección de un bolsillo en la aponeurosis de los músculos gemelos.

Pueden ser colocadas una o dos prótesis según la necesidad. Normalmente está indicado en los casos de atrofia de la pantorrilla por accidentes, lesiones o secuelas nerviosas. También es frecuente en pacientes de origen andino que poseen una piernas extremadamente finas en proporción con su cadera y tórax.

La recuperación es progresiva, de manera que se puede caminar a un ritmo normal al cabo de una semana. En el caso de que se deban retirar puntos se hace entre los siete y diez días.
Durante el postoperatorio se le administrará la medicación adecuada para evitar las posibles molestias que aparecen en las primeras horas.
Se recomienda utilizar medias elásticas compresivas durante las tres o cuatro semanas posteriores.
Puede iniciar ejercicio o deporte de forma progresiva a partir del mes de la intervención.
Durante el postoperatorio se recomiendan una serie de actuaciones para evitar el máximo posible las posibles complicaciones, como son: hematomas, extrusión, sobreinfección o desplazamiento de la prótesis que nos obligaría a recurrir a una segunda intervención.
En algunos casos es posible tener pérdida temporal o permanente de sensibilidad de la piel de las piernas.
Tras la intervención se produce una cierta hinchazón, por lo que los resultados finales se apreciarán transcurridas algunas semanas.

Las personas que generalmente buscan esta cirugía son aquellas que desean lucir unos músculos más desarrollados en sus piernas, quienes muchas veces pese al ejercicio no han logrado aumentar el volumen muscular de esta zona, así como a aquellos pacientes que presentan disminución en sus músculos gemelos como resultado de condiciones congénitas o patológicas. El paciente que desee mejorar sus pantorrillas debe gozar de buena salud y mantener expectativas realistas con respecto a los resultados de la intervención.